Departamento de Pastoral

publicado en: Pastoral | 0

OBJETIVO GENERAL

Formar personas de fe con experiencia de Dios animados por el espíritu eucarístico mariano de M. Trinidad, capaces de asumir un compromiso de vida a favor de la justicia, la paz y la fraternidad.

 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  1. Lograr la formación integral de nuestros alumnos mediante el desarrollo armónico de todas sus potencialidades, capacidades y aptitudes, equilibrando el conocimiento de las ciencias y las artes con el de las verdades de nuestra fe.
  2. Asumir la acción evangelizadora de la Iglesia como Colegio Católico que irradia el Evangelio de Cristo a toda la comunidad educativa y a la sociedad mexicana, animando con criterios evangélicos toda la acción educativo-pastoral del mismo y creando espacios para que tanto docentes como padres de familia se formen y asuman también su papel de agentes de pastoral.
  3. Impartir una enseñanza religiosa explícita y sistemática, de acuerdo con las orientaciones de la Iglesia Católica y que permita a nuestros alumnos expresar una auténtica vivencia personal y comunitaria de la fe, actuando en su vida según los criterios y actitudes evangélicos y llegando a un compromiso por la construcción del Reino.
  4. Dar a conocer las verdades de nuestra fe presentes en la Sagrada Escritura y en la doctrina de la Iglesia a través de una formación humana y cristiana con espacios para la experiencia de oración y celebración, desarrollando el espíritu crítico, la creatividad, el sentido de la libertad y la capacidad de diálogo.
  5. Proponer a Jesucristo como el modelo perfecto de las virtudes humanas y cristianas, a María como ideal que las encarna y a M. Trinidad como testimonio de las mismas y ejemplo a seguir.
  6. Llevar a los jóvenes a descubrir su lugar en la construcción del Reino mediante la orientación vocacional personalizada y proponiéndoles de manera explícita la opción por la vida consagrada y la vivencia de nuestro carisma junto con las otras opciones de vida cristiana.
  7. Transmitir a nuestros alumnos el carisma eucarístico-mariano-franciscano propio de la congregación, fomentando en ellos el amor a la Eucaristía, como fuente de la unión con Dios y de la unión fraternal con los demás, la imitación de María como modelo de vida cristiana y el espíritu evangélico y evangelizador.